Televisión en Flash

Increase Font Size Option 5 Reset Font Size Option 5 Decrease Font Size Option 5

El hombre, desde su origen en la Tierra es capaz de realizar obras de arte en las paredes de las cavernas que habitaba es lo que se denomina arte parietal o rupestre, vinculado al interior de las cuevas en forma de pinturas, dibujos y grabados. También realizó pintura sobre cantos rodados, escultura, cerámicas decoradas y objetos ornamentales.

    Las pinturas rupestres en las paredes de las cavernas, en las que se representan seres humanos y animales, puede ser encontrada en todos los continentes de la Tierra.

  Los motivos y materiales de las distintas pinturas rupestres del mundo tienen un parecido entre sí, a pesar de haber sido realizados a miles de kilómetros de distancia y a miles de años de diferencia.

  Las pinturas más antiguas de las que se tiene conocimiento (hace 30 mil años) fueron hechas en las paredes de las cuevas de Altamira, ubicadas en España, y las de Lascaux, en Francia.

Usó diferentes técnicas, asi los dedos o técnica digital, la crin del animal o técnica de la brocha y también la técnica del esfumado, que consistía en soplar por una caña o, hueso hueco la pintura. En Altamira el artista consiguió el claroscuro, lo que hace resaltar el volumen del animal, también usó el relieve de la roca para darle volumen a la figura con un hábil estilo naturalista dominador del trazo y de la utilización de los colores, lo que hace de esta gruta cántabra, ubicada en el término de Santillana del Mar, que sea considerada como la "Capilla Sixtina" del arte paleolítico.

Las pinturas prehistóricas de las cuevas de Lascaux, Francia, datan aproximadamente del 13000 a.C. y fueron realizadas con pigmentos (rojo y ocre) soplados a través de huesos huecos sobre la roca, o aplicados con juncos o ramas aplastadas después de mezclarlos con grasa animal.

Los bisontes que se pueden observar en la imagen son sólo una pequeña muestra del conjunto de pinturas prehistóricas que la cueva de Altamira alberga. Datadas en más de 15.000 años de antigüedad, sus representaciones faunísticas, ejecutadas con un hábil estilo naturalista dominador del trazo y de la utilización de los colores.


Bisonte